La crisis de 1914-1924 y el sector fabril en Chile

  • Luis Ortega Martínez Universidad de Santiago de Chile
Palabras clave: industria industria, crisis, política económica

Resumen

La Primera Guerra Mundial asestó un fuerte golpe a la economía chilena y desató un período crítico que culminó a mediados de la década de 1930. Con el comercio exterior no solo colapsaron todos los demás sectores productivos –salvo el fabril– sino que también las bases mismas del “modelo” de crecimiento que se había implementado desde la década de 1830. La opción del liderazgo chileno –implementada después de la guerra del Pacífico– de convertir al país en monoexportador es uno de los factores que explican la caótica
situación de posguerra, en la medida en que, en esa condición, el país quedó expuesto y se volvió vulnerable a las vicisitudes de la economía internacional. Sin embargo, una importante proporción de los problemas de aquella coyuntura crítica fueron generados por las políticas económicas implementadas. Pero mientras las coyunturas –en particular la Primera Guerra Mundial– crearon incentivos para la sustitución de importaciones, el manejo de la economía creó obstáculos que solo comenzaron a ser removidos a partir de los acontecimientos políticos que terminaron con el orden tradicional a partir de septiembre de 1924. En ese contexto, la necesidad de desarrollar la industria fabril se convirtió paulatinamente en una alternativa de crecimiento y desarrollo impulsada por los sectores sociales medios, posición que se consolidó a mediados de la década de 1920.

Biografía del autor/a

Luis Ortega Martínez, Universidad de Santiago de Chile

Doctor of Philosophy, University of London. Académico e investigador del Departamento de Historia
de la Universidad de Santiago de Chile. Correo electrónico: luis.ortega.m@usach.cl

Publicado
2012-12-31
Sección
Artículos